martes, 13 de mayo de 2008

Por qué me gusta el tango


Una vez me preguntaron ¿por qué a alguien le gusta el tango? Supongo estas posibilidades básicas, sin descartar otras: por la música, por la letra, por el baile, por querer tener una persona cerca de uno (sobre todo cuando es del otro sexo, aunque hoy por hoy, nunca se sabe). De la letra es más fácil hablar, porque se parte de algo escrito, así que suele ser más sencillo acceder al tango por esa vía. ¡Qué sería del hombre si no supiera hablar... ni escribir! Sin embargo, de estas razones, hoy les propongo charlar un poco sobre la música.

Dijimos en otra oportunidad que el tango representa un sector de la población que -identificación mediante- a uno le resulta interesante, aunque bajo el punto de vista de cierta "cultura" puede ser más o menos apreciado. Lo cierto es que hay escalas de virtuosismo en sus autores e intérpretes que van desde la baja estofa, a lo sublime. Hay músicos y directores de orquesta que ciertamente dieron en el clavo en su lectura del gusto de la gente, pero a la vez eran ellos quienes creaban ese mismo gusto.

Cuando yo empecé a escuchar música, allá por los años 30, en el ambiente de mi casa se escuchaba tango, pero también en las calles, y en los cafés de moda. De todos modos cuando uno comienza a apreciar la música, es muy posible que la vaya anudando a vivencias personales. Por mencionar un ejemplo, Derecho Viejo me trae muchas remembranzas. Bueno, expliquemos antes que "Derecho viejo" significa hacer una cosa sin dar vueltas.

No estoy seguro que se pueda hablar de una evolución del gusto musical, al menos en mi caso. Comencé escuchando Gardel, y eso hizo probablemente que luego fuera tradicionalista en mis apreciaciones, y no aceptara aquella clase de orquestas que decían traer "otros aires". No sé, si hubiera nacido 10 años más tarde, quizás hasta me hubiera gustado Astor Piazzolla (ironía con el perdón de mi nieto). Luego cuando me arrimé más al "calor" del tango, comencé a expandir mis intereses: Pancho Canaro, Carlos Di Sarli, Osvaldo Fresedo, Julio De Caro, Osvaldo Pugliese, hasta llegar al más completo músico de la etapa intermedia del tango: Anibal Troilo "Pichuco".

Termino con este pensamiento: el tango no solo es letra, también hay que juzgarlo cómo música. El problema es que yo no sé música, ni conozco los elementos técnicos que intervienen en ella. Sólo sé que me gusta. Y es que suele ser así: el arte gusta o no gusta.

___________________________________________________________________

Nocturno a mi barrio
Tango
(1968)
Música: Aníbal Carmelo Troilo
Letra: Aníbal Carmelo Troilo

De una versión grabada por Pichuco (quizás la única en que se escucha así su voz) el 30.5.68

Mi barrio era así, así, así...
Es decir ¿¡qué sé yo si era así!?
¡Pero yo me lo acuerdo así!,
con Giacumin, el carbuña de la esquina,
que tenía las hornallas llenas de hollín,
y que jugó siempre de "jas" izquierdo al lado mío,
siempre, …siempre,
tal vez pa'estar más cerca de mi corazón!

Alguien dijo una vez
que yo me fuí de mi barrio,
¿Cuando? …¿¡Pero cuando!?
¡Si siempre estoy llegando!
y si una vez me olvidé,
las estrellas de la esquina de la casa de mi vieja
titilando como si fueran manos amigas,
me dijeron: gordo, gordo, quedáte aquí...
quedáte aquí...

Get your own Moonk!

7 comentarios:

Marcelo dijo...

Don Solidario, para mí Pichuco está en el altar junto a Carlitos, y también me gusta mucho Di Sarli. Qué decir de Nocturno a mi barrio más que es hermoso? Aprovecho para preguntarle si conoce alguna otra grabación de Trolio recitando.
Recién ahora reparo que vive en Tucumán, así que para escuchar tangos tendremos que utilizar esta vía!
Un abrazo

francisco dijo...

Yo creo que es una de esas preguntas que uno no debería hacerse porque simplemente no existe respuesta o al menos no es posible contestarla con palabras.A mi desde chico me gustó el tango (la primera canciòn que memoricé fue "Rondando tu esquina")y ahora que me embarqué en la aventura de intentar aprender a bailarlo, descubro que el tango es de una complejidad tal que para buscar una aproximaciòn a él he debido sumergirme, a la distancia puesto que vivo en Colombia, en todo lo que la cultura porteña encierra.He ido por biografías de Elvino Vardaro, Di Sarli,Pugliese. Ellas me han llevado a leer Roberto Arlt quien con sus Aguafuertes nos muestra la Buenos Aires de comienzo de siglo desde la perspectiva de un cronista genial.También algunas películas como "Bar El Chino", "El abrazo partido","Tango:un giro extraño", me acercan a esa búsqueda, pero solo abren nuevas interrogantes.Ahora con PodCast como "Tango City tour" he podido escuchar los sonidos de Buenos Aires, los ambientes de los pequeños sitios donde la gente joven hace tango con las uñas pero de excelente calidad."Blogs" como Tangoscopio me han permitido aproximarme a las milongas de la ciudad,a sus códigos,a sus bailarines incluyendo a los grossos o capos como les dice Tanguillo,el responsable del blog.Y nuevamente cada respuesta abre cientos de preguntas.
Quizá lo que deberíamos hacer es aceptar que el tango ES y nada más.Si me emociono con "Bahía Blanca" ( por Di Sarli o Sassone), con "Recuerdo" de Pugliese, con "Una Emociòn" cantado por Enrique Campos con Tanturi, por solo mencionar algunos o si sentì la magia del tango cuando logré comunicarme por vez primera con mi profesora de baile, o cuando por fin empecé a caminar CON la mú-si-ca,debo preguntarme "por qué?", o simplemente debo vivirlo.

Un abrazo

Marcelo dijo...

Francisco ha mencionado al gran Di Sarli, me parece que los srgentinos no lo hemos reconocido como se lo merece!

fritus dijo...

Tiene Ud. toda la razón, Don Solidario...el arte gusta o no gusta.

Yo creo que me gusta el tango basicamente por varias razones:

-la primera es que , al menos en su origen, el tango es pueblo, es clase obrera, es arrabal, es bares-casas de mala reputación...todo eso lo siento próximo.

-Luego esta esa cosa triste y melancolica del acordeon, ese sonido que te agarra y te cala hondo.

-Luego estan las letras...yo que se el pop británico con sus "i love you" y sus "the sun is shining", pues como que no me llega...pero cuando oigo la voz desgarrada de un tipo que me decía"fuerza canejo//sufra y no llore//que un hombre macho no debe llorar..." no me queda más remedio que aceptar el consejo del amigo.

-y luego que el tango son recuerdos de mi padre cantando cuando se afeitaba o conducía el coche Y eso también me cala hondo....

De todas formas a vosotros, lo que pueda decir este “gallego” ( que no es gallego, que es catalán) sobre el tango no debe preocuparos...(es como si yo quisiera darle lecciones de fútbol al viejo Di Stéfano).

Me acuerdo de una película en la que un soldado escocés esta muriendose desangrado y al fondo se oyen unas gaitas interpretando “black bears”...y el tipo, dice, mirando a los ojos de su compañero inglés. “Siempre me hábeis dado lástima los que oís una gaita sin ser escoceses”.... Pues eso.

Un abrazo a todos, y gracias por seguir en la trinchera,.. Don Solidario

francisco dijo...

Hay muy buenas consideraciones y comentarios sobre porqué el tango en http://www.tangoscopio.com/

dense una pasadita;vale la pena

Solidario Alvo dijo...

Respuesta a mis compañeros de ruta: Marcelo, Francisco y al primero de todos ellos, el amigo Fritus.

Uno puede tener sus preferencias en el Tango, y no hay ningún problema con ello. Pero además si me gusta la canción, y coincido ideológicamente con la letra, tanto mejor. En el caso de Troilo, lo que hace no solo es hermoso, también dice cosas importantes, no tanto como Discépolo, pero valiosas al fin. La pregunta de Marcelo por las grabaciones de Troilo me recordó que yo lo oí cantar en la radio a fines de los 60 un dúo (probablemente, si la memoria no me falla) con el Polaco Goyeneche. Desconozco si existen registros de dicha audición. Por supuesto que me sorprendió agradablemente por el sentimiento que sabe expresar no solo con su instrumento, sino también con su particular voz. Ud. vive en Buenos Aires? Yo suelo viajar dos veces al año, y la próxima será en octubre. Quien sabe. Un café en Corrientes y Uruguay no estaría mal, ¿cierto?
Compañero Francisco. Ud. tiene toda la razón. Por algo el gusto se llama gusto. Es esa sensación en el paladar que nos dice que eso que saboreamos es para nosotros. Creo haberle mencionado que conozco algo de Colombia y Centroamérica. Para comprender la cumbia, por ejemplo, hay que entrar en la cultura tropical, por decirlo así. Lo felicito por su búsqueda personal que lo llevó hasta Arlt. No he visto las películas que Ud. nombra pero tengo mis dudas que vayan al fondo de la cuestión, ya que suelen quedarse en manifestaciones superficiales como la danza "for export". Perdone mi crudeza, y lo aliento a seguir practicando la danza. Pero me da bronca que solo se muestren del tango aspectos circenses, que no expresan ni interpretan la filosofía de un pueblo, como intento desentrañar en mis escritos del blog. Pero, por qué no decirlo, le doy la razón. Al fin al cabo Ud. dice una gran verdad: solo se trata de vivirlo, y como se vive se baila.
En cuanto a Di Sarli, a lo mejor no pertenezca al tango tradicional, en términos musicales. D'Arienzo entra en la misma categoría intermedia. Compusieron desde otra perspectiva, y eso puede haberlos alejado de la "escucha tradicional". ¡Son tantos los temas que se van acumulando en los asuntos pendientes del blog! Tiempo al tiempo.
Amigo Fritus. Gracias por el apoyo de trinchera. Mi padre, anarquista español, solía llevarme a picnics donde se hacían colectas para los brigadistas internacionales que combatían defendiendo Catalunya. Vaya recuerdos que Ud. me trae.

Hasta pronto!

Pablo Esteban dijo...

Don Solidario un saludo desde Costa Rica, que bueno ver como el mundo es tan pequeño cuando de pasiones se trata, le envio un abrazo desde acá y muchas gracias por tan excelente canciones, pronto lo recomendare en mi blog...